Vivimos en una patocracia o en un patriarcado?

Me gustaría aportar mi particular visión al respecto de lo que se sucede los últimos años en las interrelaciones entre hombres, mujeres y la sociedad.

Hay dos polos en este debate que gira entorno a la perspectiva de género.

Ambos a estas alturas nos son conocidos por lo que solo los resumiré directamente desde mi prisma de visión:

De un lado aquellos que viendo la mayor violencia de hombres hacia mujeres no saben explicarlo,  lo niegan por completo, afirman que no existe el patriarcado, rechazan la ideología de genero  y ofrecen como solución no hacer nada.

Del otro lado está el movimiento de género que detecta hechos que no sabe entender correctamente, sobre los que basan su ideología y ofrece como solución hacer demasiado hasta el punto de que sus soluciones dañan.

Ambos bandos están compuestos en su mayoría por gentes que desean un mundo en el que no existan las violaciones, el abuso sexual, el maltrato y un largo etcétera. Ambos tienen razón, en parte y sin embargo permanecen enfrentados. (¿a quién beneficiaría enfrentar a la sociedad?).

Pues yo me propongo exponer brevemente, porque mi tiempo no me permite extenderme, el por qué estos dos grupos deberían trabajar juntos y no enfrentados.

El problema de la violencia del hombre contra la mujer es muy simple, aunque se quiera hacer creer que es muy complejo, se define en un solo concepto: hay muchos más hombres que mujeres con el desorden neurológico llamado psicopatía.

Robert Hare y otros científicos ya han demostrado que por cada mujer afectada por la enfermedad llamada psicopatía hay 10 hombres. Así de fácil.

Ésta, y no otra, es la principal razón (luego hay otras culturales, religiosas, etc..) por la que hay mucha más violencia que proviene de los hombres hacia las mujeres que de las mujeres hacia los hombres.

Eso significa que no vivimos en un Patriarcado como el movimiento de género plantea, en el que todo hombre es en potencia un violador o asesino de mujeres.

No vivimos en un sistema en el que haya odio estructural contra la mujer por parte de la generalidad de los hombres. Vivimos en una estructura en la que hay odio hacia todo lo sano, la vida y lo hermoso.

No vivimos en un patriarcado, vivimos en una patocracia.

Vivimos gobernados por enfermos neurológicos con el mal llamado psicopatía, que destruyen todo lo que tocan con sus manos y mentes: las relaciones humanas, la libertad humana, el arte, la creatividad, la educación, la sanidad, al hombre, a la mujer y a los niños y ancianos.

Estos patócratas se encuentran en las cúspides de las instituciones y dictan las desmesuradas leyes que producen sufrimiento sobre todos los humanos, nos ceban día y noche con publicidad e información que no sostiene el menor análisis psiquiátrico clínico y acaban consiguiendo algo terrible: que asumamos su mente desviada y maligna como algo normal y hasta deseable.

Y resulta, que esta patocracia tienen un componente mayoritario masculino debido a la diferente afectación de esta enfermedad por sexos. Por lo que sus mensajes, especialmente los sexuales tienen como mayor objetivo a las mujeres.

A grandes rasgos las soluciones principales bajo mi punto de vista son:

1 financiar bien el estudio de esta enfermedad con la intención de entenderla y ver como se podría curar o mitigar sus efectos.

2 educar a la población para identificar correctamente a las personas tras cometer crímenes que tienen psicopatía, porque no la sufren (es una enfermedad asintomática) y aislarlas de la sociedad para que no sigan sembrando el mal.

3 entender que el movimiento de género no es enemigo necesario de los que no piensan como ellos, sino que ha llegado a conclusiones erróneas que les hacen luchar contra todos los hombres cuando el problema son unos pocos y la influencia económica y el poder que esos pocos tienen sobre todos nosotros.

4 pasar leyes que obliguen a los cargos públicos y a las juntas directivas de las grandes empresas a someterse a pruebas psiquiátricas y escáneres independientes para poder acceder a dichos puestos de trabajo.

Resumiendo: más conocimiento, más estudio, más educación, más defensa de la población no afectada, más disuasión del agresor o agresora con la enfermedad y dejar de luchar entre nosotros, porque así no llegaremos lejos.

Día a día lo voy viendo y confirmando:

Vivimos en una patocracia, no en un patriarcado. Lo máximo que podríamos decir siendo más fieles a la verdad es que vivimos en una patocracia mayoritariamente masculina, pero sigue siendo una pequeña minoría de perturbados que controlan y dictan al conjunto su manera enferma de ver la realidad.

Lo que nos separa de la Paz estructural, es poner esta enfermedad en cuarentena para que no acabe por destruir todo lo vivo, natural y hermoso que hay entre nosotros y alrededor de nosotros.

Si encontramos lo que nos une y las respuestas conjuntas, puede que lo consigamos. 

Saludos.

Hello world, welcome!

Welcome to my new website! Here you’re going to access contents about all the issues that captures my interest and in which i spend many hours studying and reflecting: education, philosophy, natural law, history, lenguages, communication, social organization, political economy, ideologies, religions and spirituality and much more…

Majority of the articles i’ll be dealing with in this website will be my own commentaries about others material, my thinking and even my  iniciatives coming out from my daily life as a humanist violin teacher to a wonderfoul group of students from 5 to 65 years old from many different nations in Paris, France.

Don’t hesitate to leave comments in the articles, maybe questions or of course information you consider may help the quality of the content i present you.

I’ll try my best to keep this website translated into spanish, slovak and serb, my lenguages (maybe even in french… who knows).

See you soon with the first article!

Marko Karlo Vlahovič